Rocio y Marcos

La primera imagen que envía  nuestro cerebro si pensamos en F2studio, es del día que conocimos a Javi Abad.

Una cabecita llena de rizos desordenados, gafas de pasta negras y unos curiosos guantes que tenían estampados todos y cada uno de los huesecillos que conformaban su mano. Unos minutos después ya nos había encantado desde lo más superficial de sus rizos hasta las celulitas más profundas de su retina….Era tranquilo,empático, creativo,agradable, atento a cada pregunta que nos hacía con la intención de conocernos un poco mejor…

Pasó el tiempo y conocimos a la segunda mitad de este equipo, Jose Calvo, sencillamente encantador, nos pareció dinámico, divertido, con un montón de ideas….

Pasaron varios meses, tomamos unos cuantos cafés, llegó el verano, y el 20 de julio sencillamente se hicieron Grandes.

Recogieron cada segundo de nuestra boda de una manera casi invisible, momentos que ni nosotros recordábamos, fueron nuestros cómplices repitiéndonos siempre “tranquilos esta boda va a ser genial”, nos ayudaron en todo momento haciendo de su trabajo un escenario divertido para nosotros…

Es por todo esto por lo que ahora ya no guardamos imágenes de F2 en nuestro cerebro sino en nuestro corazón. Para nosotros son personas mágicas, por la manera que tienen de hacer su trabajo, por su creatividad, por su sensibilidad, por su sencillez, por su eterna sonrisa, por ser tenaces hasta la última foto y sobre todo por ser honrados.

Muchísimas gracias chicos, os volveríamos a elegir una y cien veces.

-Rocio y Marcos

Cuéntanos que te parece